La dopamina, descubierta en 1957, es uno de los aproximadamente 20 neurotransmisores principales, los cuales son sustancias químicas que  transportan mensajes urgentes entre las neuronas, los nervios y otras células del cuerpo. Estos neurotransmisores aseguran que nuestros corazones continúen latiendo, nuestros pulmones sigan respirando y, en el caso de la dopamina, sepamos tomar un vaso de agua cuando tengamos sed, o intentar procrear para que nuestros genes puedan sobrevivir a nuestra muerte.

 

En la década de 1980 después de una serie de experimentos en ratas por Wolfram Schultz,  profesor de neurociencia en la Universidad de Cambridge, demostró que en el cerebro medio, la producción de dopamina se relaciona con la recompensa que recibimos por una acción. La dopamina, al parecer, tiene que ver con el deseo, la ambición, la adicción y el deseo sexual.

 

La dopamina nos inspira a tomar medidas para satisfacer nuestras necesidades y deseos. Se libera dopamina en la corteza orbitofrontal, la misma sección activada cuando a los adictos a la cocaína se les muestran una bolsa de la droga,  o a los adictos a la comida, cuando se les mostraron fotos de sus comidas favoritas.

 

En ninguna parte se habla de la dopamina de manera rutinaria o de modo casual,  como en Silicon Valley, donde es aclamada como el ingrediente secreto que hace que una aplicación, juego o plataforma social sea “adictiva”: o en otras palabras “potencialmente rentable”.

 

 

La dopamina además de su función central en el aprendizaje, a través de la identificación del grado en que una recompensa difiere de las expectativas, la dopamina también es vital para el control del movimiento y desempeña un papel en la memoria, la atención, el estado de ánimo, la cognición y el sueño.

 

 

La capacidad de la llamada “tecnología persuasiva”  (persuasive programming) para influir en el comportamiento, recientemente se acaba de entender, pero el poder del sistema de dopamina para alterar los hábitos ya es familiar para los drogadictos y los fumadores. Cada droga que crea hábito, desde anfetaminas a la cocaína, desde nicotina a alcohol, afecta el sistema de dopamina al dispersar muchas veces más dopamina de lo normal. El uso de estas drogas sobrepasa las vías neuronales que conectan el circuito de recompensa con la corteza prefrontal, lo que ayuda a las personas a controlar los impulsos. Cuanto más use un adicto un medicamento, más difícil será detenerlo.

 

“Estas recompensas anormalmente grandes no se filtran van directamente al cerebro y estimulan demasiado, lo que puede generar adicción”. “Cuando eso sucede, perdemos nuestra fuerza de voluntad. La evolución no ha preparado nuestros cerebros para estas drogas, por lo que se sienten abrumados y confundidos. Estamos abusando de un sistema útil y necesario. No deberíamos hacerlo, aunque podamos “. El poder de la dopamina para afectar negativamente una vida se puede ver vívidamente en los efectos de algunos medicamentos para el Parkinson, que al inundar el cerebro con dopamina, se han mostrado cercanos al 10% de pacientes en adictos a juegos de azar .

 

Estamos viviendo en un mundo en el que se une la tecnología con la psicología, con el objetivo de generar desarrollos, dispositivos, interfaces, etc. que tratan de cambiar actitudes o comportamientos de las personas para conseguir que éstas hagan lo que nosotros queremos que hagan.

 

Pero la idea detrás de la teoría  del comportamiento, es que podemos cambiar el comportamiento de otros no a través de las drogas o golpearlos en la cabeza, sino al ponerlos en situaciones particulares, lo cual está siendo controvertido. Le estamos diciendo a otras personas lo que es bueno para ellos, aunque conlleva riesgos. Capacitar a las personas a través de los sistemas para liberar dopamina para ciertas acciones, podría incluso causar situaciones en las que las personas no puedan alejarse del sistema.

 

La empresa Boundless (Sin Limites) ofrecen servicios, basados en inteligencia artificial,  orientados a lograr que apps, interfaces de usuario, juegos electrónicos, entre otros, se vuelvan hábitos entre las personas expuestas. A manera promocional en dicho sitio, en su página de inicio, se afirma: Los ingresos y la viralidad dependen del compromiso y la retención.  Convertirse en el hábito de un usuario es necesario para la supervivencia de una aplicación. Afortunadamente, los hábitos son programables:  hacemos lo que se nos refuerza. Lo que nos deleita Conseguir un refuerzo correcto no es suerte, es ciencia: Neurociencia, específicamente.

 

 

 

EL COMPORTAMIENTO HUMANO

ES PROGRAMABLE

 

En un artículo de 2017 titulado “¿Qué tan mala es la tecnología?” , El columnista del New York Times David Brooks escribió: “Las empresas tecnológicas comprenden que causa las oleadas de dopamina en el cerebro y unena  sus productos con ‘técnicas de secuestro’ que nos atraen y desarrollan la mayoría de los sitios de redes sociales para crear recompensas cronometradas, una técnica largamente empleada por los creadores de máquinas tragamonedas en los casinos. Basada en el trabajo del psicólogo estadounidense BF Skinner, quien encontró que la forma más sólida de reforzar un comportamiento aprendido en ratas es recompensarlo en un horario aleatorio. “Cuando un jugador se siente favorecido por la suerte, se libera la dopamina”, dice Natasha Schüll, profesora de la Universidad de Nueva York y autora de Adicción por diseño: Machine Gambling in Las Vegas . Este es el secreto del éxito que define la era de Facebook: revisamos compulsivamente el sitio porque nunca sabemos cuándo puede sonar la deliciosa afirmación social.

 

  • Domicilio

    Blvd. Diaz Ordaz No. 12415,
    Fracc. El Paraíso 22106, Tijuana, B.C.

  • Realiza tu Evento en Bit Center

    52 (664) 380-6000 ext. 6017
    [email protected]

  • Administración

    52 (664) 380-6000 ext. 6000
    [email protected]

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram