Artículo elaborado con la traducción y síntesis  de la nota publicada en el sitio de FDA

Elaborado: Erick E. López L.  de Gestión Digital

 

La FDA  ha aprobado la primera píldora digital para los  EU. Cuya función es  rastrear si los pacientes han tomado sus medicamentos. La píldora llamada Abilify MyCite (Está equipada con un pequeño sensor ingerible que se comunica con un parche usado por el paciente. El parche transmite los datos de la medicación a una aplicación en un  teléfono inteligente que el paciente trae consigo voluntariamente, y descarga la información en una base de datos para que su médico y otras personas autorizadas puedan ver. Abilify es un medicamento que trata la esquizofrenia, el trastorno bipolar además es un  tratamiento complementario para la depresión.

 

El Abilify Mycite contiene  un sensor del tamaño de un grano de arena hecho de silicio, cobre y magnesio. Una señal eléctrica se activa cuando el sensor entra en contacto con el ácido del estómago: el sensor pasa a través del cuerpo de forma natural. Un parche que el paciente usa en su caja torácica izquierda recibe la señal varios minutos después de la ingestión de la píldora. Luego, el parche envía datos como el momento en que se tomó la píldora y la dosis a una aplicación de teléfono inteligente a través de Bluetooth, y debe reemplazarse cada siete días. El médico del paciente y hasta otras cuatro personas elegidas por el paciente, incluidos los miembros de la familia, pueden acceder a la información. El paciente puede revocar el acceso en cualquier momento.

 

 

 

 

La píldora llega después de años de investigación y es una aventura entre la compañía farmacéutica japonesa Otsuka y el servicio de medicina digital Proteus Digital Health, que fabrica el sensor. La píldora es una forma de abordar el problema prevalente de los pacientes que no toman sus medicamentos correctamente, el Instituto IMS ha estimado que el uso inadecuado e innecesario de medicamentos le costó al sector sanitario estadounidense más de $ 200 mil millones en 2012. La aprobación de  la píldora digital además abre la puerta a otras píldoras que se digitalizarán, aquellas que se utilizan para otras enfermedades, además de las de  salud mental.

 

Los expertos, sin embargo, han expresado su preocupación sobre lo que la píldora podría significar para la privacidad. Algunos temen que el surgimiento de las píldoras sea sea un medio para castigar a los pacientes que no cumplan. Ameet Sarpatwari, un maestro de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, dijo a The New York Times que la píldora digital “tiene el potencial de mejorar la salud pública”. [Pero] si se usa incorrectamente, podría fomentar más desconfianza en lugar de confianza”.

 

The Wall Street Journal informa que la FDA anticipa un potencial de solicitudes de aprobación para otras píldoras digitales. Un vocero  de la FDA que la FDA planea contratar más personal con un “profundo entendimiento” del desarrollo de software en relación con los dispositivos médicos, y comprometerse con los empresarios de la salud sobre nuevas pautas para la prevención de la salud.

 

Otsuka no ha indicado cuánto costará aún las píldoras Abilify digitalizadas. El WSJ informa que la compañía planea trabajar con algunas aseguradoras que cubran las píldoras digitalizadas, para poser contar con una producción de dichas píldoras planificada, que se incrementará sólo si puede encontrar aseguradoras dispuestas.