innova... Haz cosas distintas y crece

Está Funcionando en México el Comercio Electrónico? 5 retos que hay que enfrentar

Autor: Mauricio Morales.
Empresa: Gestión Digital

Sin duda alguna el comercio electrónico en nuestro país no es aún lo que podría ser, a pesar de su constante ascenso, como lo muestra su crecimiento de doble dígito año con año (Asociación de Internet 2015), las ventas de comercio electrónico en México alcanzaron los $257.09 millones de pesos, un 59% más que en 2014 y la tendencia se mantiene, y se estima que así será para los próximos años. Sin embargo comparado con el potencial de un mercado tan grande como es el mexicano, solo una pequeña proporción de la gente que puede comprar online lo está haciendo; por ejemplo del total de las ventas al menudeo (B2C) el comercio electrónico no llega a 2% del total de las ventas. ¿Qué es necesario para que el comercio electrónico en México crezca y se consolide?

  1. Incrementar la confianza de los clientes

    Según un estudio hecho por Nielsen en 2016, el 67% de los internautas mexicanos tienen serias dudas acerca de la seguridad de sus datos al comprar online, e incertidumbre acerca de la calidad del producto a comprar,¿Cómo solucionar esto? En primer lugar, reducir a su mínima expresión la percepción que se tiene de fraudes y robo de información que no son tantos como muchos creen, hay más prejuicios y temores infundados. Acaso es más seguro entregarle la tarjeta a un mesero en un restaurante para que hagan el cargo respectivo, que proporcionar nuestras datos online. Ya se han hechos muchos adelantos y mejoras en la materia. Además se requiere de un férreo compromiso de parte de los comerciantes con la calidad total, la cual implica no solo la entrega de un producto que cumpla cabalmente con lo ofrecido, sino también el cumplir con todos los servicios involucrados en la venta, por ejemplo: Aceptar devoluciones, cumplimiento en los plazos de entrega, empaques que garanticen la integridad del producto, atención eficiente de quejas, etc. Para lo cual es necesario mucha capacitación que involucre la sensibilización de los involucrados.

  2. Visualizar al comercio electrónico como un verdadero negocio

    Aún muchos comerciantes en México no sólo se resisten al e-commerce, sino que lo ven como competencia, como una forma de canibalismo de las ventas en sus tiendas físicas, y no como el gran complemento que realmente es para incrementar ventas al abarcar nuevos mercados. Lo ven como una estrategia totalmente separada de su estrategia global de negocio y no como algo integrado a ella. Pero aun en el supuesto caso que las ventas online eliminarán las ventas offline o sea en la tienda física, y dieran paso a únicamente ventas por Internet, se estaría adoptando un modelo de negocio más rentable por varias razones: Debido a la reducción de costos; por la posibilidad de ofrecer más productos, sin que con ello necesariamente se deba incrementar los costos de exhibición y de inventarios; y por el incremento de compradores potenciales, ya que se puede abarcar más áreas geográficas que las que la tienda física puede atender. Sin embargo La evidencia que se tiene hasta ahora, es en realidad que se puede crear una sinergia entre ambos tipos de venta, offline y online.

    Si bien es cierto que aún hace mucha falta evangelizar y capacitar al respecto a los comerciantes, y aunque esto puede ser parte de la responsabilidad de los proveedores tanto de los comerciantes mayoristas como de los detallistas, la gran responsabilidad recae en los mismos comerciantes los cuales deben abrir los ojos y darse cuenta de la gran oportunidad que tienen con el e-commerce para hacer crecer su negocio, no sólo por vender en línea, incluso a nivel global, sino ofreciendo a sus clientes una verdadera experiencia omnicanal, ya que estos no se mueven exclusivamente en el mundo online u offline, se mueven en ambos canales, lo que estimula una sinergia entre esos canales, que conduce a mayores ventas y mejores retornos.

  3. Más bancarización o medios de pago alternativos

    Sólo el 40% de los adultos mexicanos con capacidad de compra cuentan una cuenta bancaria o una tarjeta de crédito. Incrementar la bancarización entre la población puede tardar, por lo cual es necesario ofrecer más medios alternativos de pago como pagos en efectivo a través de Oxxos, depósitos a la cuenta del comerciante así como distintas modalidades de pago contra entrega, o en la misma tienda.

  4. Mejorar la infraestructura en telecomunicaciones

    Según el mismo estudio de Nielsen, 47% de los internautas mexicanos dicen que su conexión de Internet no es lo suficientemente estable como para sentirse cómodos comprando en línea. Sabemos que la solución a esto es más del gobierno y de los proveedores de Internet que de los comerciantes. A pesar de que ha habido avances, aún estamos rezagados en comparación a otros países del mundo incluso de Latinoamérica. Ante esto y mientras se mejoran estos servicios, la solución se viene dando de manera natural, lo cual es típico de economías emergente como la de México, a través de un acceso a Internet por medio de sus dispositivos móviles, por lo que en estos países, las prácticas digitales como la de comprar en línea a través de un Smartphone, son más comunes que en países más desarrollados, donde la mayoría, además de su Smartphone y una conexión móvil, tienen banda ancha y una PC.

  5. Regulación del Comercio Electrónico

    En México, la legislación que regula el comercio electrónico es nula o está totalmente desactualizada. Muchos comercios y consumidores quedan desprotegidos ante prácticas fraudulentas que estafadores utilizan para aprovechar las grietas que aún hay en materia de legislación y control del e-commerce en México. Aquí es tarea de los principales involucrados en la industria, hacer la presión y cabildeo necesarios ante las autoridades y entes gubernamentales, para que eso suceda y de estos últimos para darle la importancia y seriedad que realmente tiene.

Autor: Mauricio Morales.
Empresa: Gestión Digital